El Cabildo decreta la emergencia de los trabajos para la estabilización del talud en el acceso a Enchereda 

23 febrero, 2021

La Institución insular destina más de 480 mil euros a las actuaciones previstas en la zona dado el riesgo existente en el talud y las posibles afecciones tanto al acceso a Enchereda como a la GM-1

Curbelo confía en que los trabajos previstos permitan restablecer su uso y reducir los riesgos existentes 

El Cabildo de La Gomera ha encargado, por vía de emergencia a Tragsa, los trabajos de estabilización del talud situado en el acceso a Enchereda, en San Sebastián. Después de realizar las inspecciones técnicas, se ha determinado la urgencia de estas medidas debido a la inestabilidad de la ladera y el riesgo de desprendimientos tanto en la vía más próxima como en la GM-1.

La inversión prevista alcanza los 488 mil euros y dará cobertura a la necesidad de saneamiento de la ladera, puesto que a raíz de los sucesivos desprendimientos producidos desde noviembre se han detectado deslizamientos en el talud con una franja muy activa que podría desencadenar en la caída de coladas de bloques.

El presidente, Casimiro Curbelo, detalló que desde que se registraron los desprendimientos se activó un operativo para valorar las posibles medidas a tomar en la vía, observándose una fuerte grieta que desaconsejó su reapertura. A partir de ahí, se realizó un diagnóstico visual utilizando drones y equipos técnicos que han determinado la idoneidad de mantener la vía cerrada hasta que culminen los trabajos.

“Conocemos las dificultades que encierra la orografía de la isla y este es un buen ejemplo de ello. Ahora toca trabajar para evitar males mayores y que la pista pueda volver a estar en uso con plenas garantías, porque se debe priorizar la seguridad de las personas ante un problema que podría ser mayor si no se actúa de manera inmediata”, dijo Curbelo.

Asimismo, explicó que la cercanía de la GM-1 en su tramo entre San Sebastián y Hermigua hace que cobren mayor urgencia los trabajos, puesto que esta vía es el eje de comunicación entre la capital y los municipios del norte, con una densidad de tráfico que supera los 1.275 vehículos por día.